Archivo

Absurdos legislativos

Actualizado el 10 de junio de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Absurdos legislativos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Da tristeza, produce preocupación y genera incluso pena ajena escuchar a ciertos diputados expresarse. Alguno ha dicho que quien tiene interés como persona en que se apruebe un proyecto, no puede participar en la Comisión que lo analiza porque “legislaría en beneficio propio”. ¡Qué razonamiento más falaz y ridículo!

Una cosa es verse favorecido económicamente y otra –muy diferente– el interés personal: todos los diputados promotores de una ley tienen interés personal en el proyecto que suscribieron; si no creyeran en el proyecto, no lo impulsarían. Más aún: todos los diputados deben tener interés en las leyes que aprueban, convencidos de que tal aprobación es de interés público. De tal suerte que, además, todas las leyes siendo de interés para todos lo son también “de beneficio propio” de cada diputado que le dio el voto, pues rigen en beneficio de ellos tanto como del resto de los ciudadanos...

Pretender que un diputado se abstenga de participar en un tema de su interés es absurdo y contrario a la esencia misma del cargo. La ley prohíbe el tráfico de influencias, la corrupción y el cohecho, temas relacionados con el beneficio económico; no con la discusión filosófica y la defensa de ideas e ideales.

  • Comparta este artículo
Archivo

Absurdos legislativos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota