Por: Monserrath Vargas L. 26 marzo, 2013

Ni el fuego ni la humedad,ni los incendios o desastres naturales podrán destruir ahora el legado cultural e histórico que resguarda la Biblioteca Apostólica Vaticana, pues los documentos que abrigan sus paredes se digitalizarán.

Unos 80.000 manuscritos y 8.900 documentos incunables (libros o panfletos impresos antes de 1501) se transformarán a formato digital, para garantizar el acceso a ellos de las futuras generaciones.

EMC Corporation será la encargada de realizar esta labor. Esta firma brinda servicios a los departamentos de tecnologías de información en las empresas para que puedan a almacenar, administrar, proteger y analizar sus datos.

Según estimó EMC, se necesitarán 2,8 petabytes (unos 2,9 millones de gigabytes) para almacenar todo ese conocimiento.

Entre los documentos que serán llevados a formato digital, se encuentran la Biblia de Gutenberg de 42 líneas; testimonios griegos de los trabajos de Homero, Sófocles, Platón e Hipócrates; Sifra , el manuscrito hebreo escrito entre fines del siglo IX y mediados del siglo X, uno de los códices existentes más antiguos en hebreo.

Luciano Ammenti, director de la Biblioteca Apostólica Vaticana, aseguró a La Nación que: “Es muy importante que estos documentos estén protegidos, y al mismo tiempo a disposición de los escolares de todo el mundo”.

Ammenti dijo que se utilizará un formato llamado FITS (sistema flexible de transporte de imágenes), ampliamente aceptado por la comunidad científica para garantizar que los manuscritos “se almacenen de forma segura y sigan siendo accesibles en el futuro”.

Marco Fanizzi, director general de EMC Italia, dijo a este diario que la “información cultural es un importante activo para proteger, porque ayuda a comprender el mundo en que vivimos”.